Método Amai

blog

El orden de tu baño puede ayudarte en los hábitos de tu belleza

A todos nos gusta dormir y muchos somos los que solemos luchar todas las mañanas contra el despertador. Posponer, posponer y posponer para luego tener que andar con prisas y dejar la casa desordenada, ya que, cada minuto que pasa es oro. El más claro ejemplo del desorden suele reflejarse en el baño, y al igual que hemos visto anteriormente que tener una cocina ordenada adelgaza,

¿sabías que un baño en el que predomine el orden puede ser sinónimo de aumentar tu belleza?

El secreto de todo esto está nada más y nada menos que en crear un rincón de bienestar para poder mimarte. Por ello, una vez más siguiendo el método KonMarie, quiero compartir contigo unos sencillos trucos para el orden de tu baño. De este modo, siempre estaréis tanto tú, como tu baño impecable.

Para ello, solo tienes que seguir los pasos que se muestran a continuación:

¿Qué productos se adaptan a mis necesidades?

¿Qué tipo de piel tienes? ¿Y de pelo? ¿Cómo te maquillas?… Tienes que hacerte un análisis interno para encontrar la rutina que mejor se adapte a ti y a tus gustos, así como a tus objetivos. De este modo, saca todos los productos de belleza que posees para ser consciente de todo lo que tienes.

Clasifica lo que necesites por tipo de producto y uso 

Es hora de clasificar los productos que hemos seleccionado en la fase anterior. Para ello, lo dividiremos en tres categorías: cabello, rostro y cuerpo. Una vez hecho esto, haremos otra nueva subdivisión entre aquellos productos que son utilizados diariamente (pasta de dientes, peine…) y los que se necesitan puntualmente (maquillaje de fiesta, mascarillas…). Fácil, ¿verdad?, pues vamos con el siguiente punto.

Elige de qué productos te despides y con cuáles te quedas

Una vez tengas todos los productos bien clasificados, es hora de elegir con qué productos te quedas. Como bien afirma Marie Kondo, quédate con aquellos que te aporten felicidad, por lo que recuerda: ¡menos es más! Tener un baño organizado y limpio hará que tu rutina de bienestar sea más sencilla y efectiva.

Una vez clasificados todos los productos con los que te vas a quedar, haz uso de cajas, bandejas o divisores de cajones. Todos los productos quedarán perfectamente delimitados mientras predomina la paz visual y el orden.

Planifica tu rutina diaria de autocuidado

Una vez con tu baño ordenado, diseña buenos propósitos y claro está, ¡cúmplelos! Unos ejemplos pueden ser: alargar al máximo el cepillado de dientes, cinco minutos diarios para limpieza facial, un día a la semana para la mascarilla capilar, hidratarte el cuerpo dos veces por semana, una tarde a la semana para un baño de espuma, etcétera.

Tu ducha, tu momento de spa

Aprovecha tu momento de ducha para mimarte, esos diez minutos los inviertes en hacer mindfulness. Lo mejor que puedes hacer para hacer la estancia más agradable es acompañarla con incienso y unas velitas, escuchando de fondo las canciones que más te inspiran.

Si quieres leer el artículo completo pinchar aquí

web_amai (5 de 10)

Amaia Elias

Soy diseñadora de interiores y experta en el método Konmari y Montessori. He creado una metodología de trabajo con el que analizo las pertenencias, necesidades y manías de mis clientes y sus hijos para adaptar su nuevo hogar a su estilo de vida ideal.

Conóceme algo más

Sígueme en:

Suscríbete a mi lista de correo

¡Recibe la guía de regalo y noticias interesantes directamente en tu bandeja de entrada!

Categorías

Post Recientes

Buscar